Budapest, Viena, Bratislava

En nuestro viaje por Centro Europa con niños visitamos 3 capitales en 15 días y a la vez, mientras nosotros hacíamos turismo, los niños asistieron a un English Summer Camp en horario de 9h-16h en Budapest. Ellos dicen que mejor al que han ido nunca, y van a campamentos de verano desde que tenían 5 años.

En este viaje visitaremos las capitales de tres países centro europeos, dos de ellos formaron en el pasado el imperio AstroHúngaro y aún se puede apreciar su magnificiencia. El tercer país, se formó al dividirse la antigua Checoslovaquia en 2 países que hoy conocemos como República Checa y Slovakia.

 Las tres capitales tienen en común que se encuentran a orillas del Danubio, el segundo río mas largo de Europa y existe la posibilidad de hacer un crucero de 3 o 4 dias desde Viena a Budapest.  http://www.airportshuttle.hu/en/
Llegamos a Budapest en un vuelo Bilbao-Munich-Budapest de la compañía Lufthansa, y volvimos con la misma compañía pero haciendo escala en Dusseldorf, la duración total de los vuelos, unas 4 h. y media. Una vez en el aeropuerto, cogimos un transporte al centro de la cuidad, nos pareció rápido y económico, nos salió 23 € los cuatro. Es una minivan, que se comparte con otros pasajeros, en el mostrador dices el hotel al que vas y cuando hay varios pasajeros que van a la misma zona, sale el transporte, en nuestro caso no pasaron ni 5 minutos desde que compramos el billete. Funciona muy bien, también te van a recoger al hotel, pero nosotros cogimos el taxi del hotel que esta siempre a la puerta del mismo porque el vuelo salía muy pronto y no sabíamos si el transporte tardaría en llegar.

http://www.airportshuttle.hu/en/

Desde el primer momento nos deslumbró y sorpredió la belleza de Budapest, no nos cansamos de ver el reflejo del Parlamento en el Danubio ya fuese de día o de noche. De hecho, el hotel en el que nos alojamos, que se llama Novotel Danube, esta en Buda, justo enfrente del Parlamento y teníamos unas vistas maravillosas desde la habitación.

Este cadena dOpera BudapestParlamento Budapeste hoteles permite alojar , en cualquier parte del mundo, a los niños gratis hasta los 16 años, siempre que estén en la misma habitación que los padres. Asi que hicimos buen uso
del sofá cama. El desayuno espléndido.

Entre las visitas guiadas que se pueden hacer está la del Parlamento, existe visita guiada en castellano varias veces al día, los tickets se compran ahora frente al Parlamento ya que se encuentra en plena reforma.

Solo enseñan un ala del edificio porque dicen que son simétricos y el otro lado es igual, también se ve la corona del emperador y la cúpula, no nos pareció nada del otro mundo, es mucho más bonito por fuera.Al presentar el DNI o pasaporte, realizan un descuento del 50% del precio a los ciudadanos europeos, por lo que cada ticket nos costó 1.750 florines, o lo que es lo mimso, 6 € con el descuento.

Otra de las visitas guiadas que hicimos fue a la Opera. En Julio y Agosto no es temporada de conciertos, asi que solo existe esa posibilidad para verla, la Operas fantástica y la guia muy amena, no perdérsela. Merece la pena, el precio, unos 5 €.

También hicimos una visita a la Singoga Judía, y el museo Judio, la Sinagoga muy muy interesante, la guía que nos hizo la visita es argentina y te da una auténtica lección de historia de una manera muy entretenida, a pesar de lo dramático de la historia.

Otro de los días visitamos el gran Mercado Central de Budapet, una construcción de hierro, de dos plantas y con multitud de puestos, en el piso superior hay restaurantes y tiendas de productos típicos, artesanía, etc… merece la pena visitarlo.

Por supuesto también visitamos esos cafés maravillosos de los que hablan las guías de viajes, Cafe Gerbeaud que está en una céntrica Plaza peatonal de la calle Vigado, el Cafe Muvesz donde probamos unos pastelitos riquisimos… y el Café Nueva York, que sin duda es el más bonito de todos, probamos unas delicatessen fabulosas, el sitio es absolutamente impresionante !!!!

No dejéis de ir, os dará una idea del esplendor que tuvo Budapest en el pasado. El café Nueva York se encuentra Hotel Bóscolo, esta es la web http://www.newyorkcafe.hu/bemutatkozas?lang=en

Castillo BudapestUna de las noches fuimos a cenar a la zona medieval del castillo de Buda, allí también está la Iglesia de S. Matías, que visitamos una mañana antes de que se llenase de turistas.

Estaba recién restaurada, de echo, vimos cómo quitaban el último andamio. Es uno de los templos más importantes y queridos de la ciudad y su interior está ricamente decorado con pinturas. Imprescindible !!! Además disfrutas de unas maravillosas vistas de la ciudad, del Danubio, de Pest …

Otra de las cosas que no hay que perderse en Budapest son los balnearios, o fuentes termales terapéuticas, hay muchos y variados, para todos los gustos y bolsillos. Actualmente Budapest cuenta con 123 pisicinas termales y 400 piscinas minerales provenientes de 14 fuentes cuya temperatura va de los 0 a los 78 grados. Por eso no es de extrañar que sea la Cuidad Balnearia de Europa.

Eso sí, llévate toalla, chanclas, gorro y bañador, así evitarás tener que alquilarlo.

Os dejo un enlace con informacion al respecto

http://www.verbudapest.com/ciudad_termal.html

Nosotros estuvimos en 4 balnearios, en los 2 más famosos que son Szecheny y Gellert, de éstos yo me quedo con el segundo, absolutamente impresionante sus salas de baño con mosaicos de colores, sus columnas de marmoles, estatuas… y su piscina de olas exterior, la primera de Europa, y la piscina del anuncio de yogurth que todo el mundo conoce,  nada más entrar ya te transporta a otra época.

El precio en Szecheny fue de 12 € y en Gellert de 15 €.

Quizás no tuvimos suerte con Szecheny porque cuando llegamos ya eran las 6 de la tarde y aunque está abierto hasta las 10 de la noche, no se pueden utilizar las pisicinas interiores que son 12, solo las exteriores que eran 3, con lo que se nos quedó un poco corto, de todas formas, no nos quedaron ganas de volver otro días ya que había bastantes turistas, y estaba un poco masificada, estaban eso sí, los autóctonos jugadores de ajedrez en el agua, nos costó que dejaran jugar a mi hijo pequeño, tuvo que esperar un buen rato, pero al final lo consiguió.

Balnearios Budapest

Como ibamos con niños, fuimos un par de días al balneario Palatinos que está en Isla Margarita y que tiene pisicinas con toboganes para que los niños puedan disfrutar, en total cuenta con unas 8 pisicinas al aire libre, con agua a diferentes temperaturas y todo tipo de chorros, y espacios acuaticos, una gozada para el verano, además es de las más económicas, 13 € los 2 adultos y 2 niños.

Otro día visitamos el balneario Lukcas, que teníamos cerca del hotel y al que solo va gente local, había bastante gente mayor, haciendo algo así como un circuito terapeutico ó ejercicios de rehabilitacion por su cuenta, asi que nosotros les imitábamos, también bebían agua de una fuente termal, que sabía a huevos podridos.

Tras pasar unos días en Budapest, fuimos a Viena en tren, el recorrido duró aprox. 4 horas. El precio del billete 12.5 € (ver foto) Al llegar a la estación enlazamos directamente con el metro y fuimos al centro. Todos los enlaces muy bien indicados y muy fácil de llegar al centro, que es donde teníamos reservado el hotel Neuer Markt en una pequeña plaza y al lado de la Catedral de S. Esteban.Viena con niños

En verano, la Ópera está cerrada, asi que tuvimos que conformarnos con ver y escuchar un maravilloso concierto con artistas vestidos de época en un precioso palacio. Una ocasión que no podíamos perdernos. El personaje vestido de época que nos vendió las entradas en la calle contribuyó y mucho a que los niños quisieran disfrutar de la velada, de echo fueron ellos los que lo propusieron, bueno, el mayor de nuestros hijos insistió que estando en Vienna deberíamos ver un concierto !! No concebía que no estuviésemos interesados los mayores…

A la mañana siguiente, paseando cerca de la Catedral encontramos una de las muchas casas en las que había vivido Mozart, y compramos los típicos dulces con la imagen de Mozart, aunque pensamos que eran de chocolate pero por dentro tenían mazapán y no nos gustaron tanto.

Como no teníamos disponíamos de mucho tiempo en Viena, cogimos el HOP ON-HOP OFF, o Vienna Sightseeing, para poder acercarnos a los sitos más alejados, como la Schwedemplatz  con el parque de atraciones, el City Hall y entre ellos un barrio llamado Hundertwasser, que esta construido con casas de colores y formas extrañas, totalmente surrealista. Lo bueno es que el autobús permite subir y bajar donde te interese. El precio por adulto 20 € y los niños 10 € y vale para 24 h. osea que lo cogimos un medio día y hasta el día siguiente a la misma hora tenía validez.

Mas información de las famosas casas Kunst Haus Wien en www.hundertwasser-village.com

La vuelta a Budapest la realizamos en barco por el Danubio hasta Bratislava. Fué un viaje de un hora de duración, muy emocionante porque veíamos pasar grandes barcos de mercancias a nuestro lado y viendo las antiuguas casas de madera de los pescadores que estaban en ambas orillas. El viaje lo hicimos con www.twinciDanubio en Eslovaquiatyliner.com.

El precio, 35 € por persona, bastante más caro que el tren, pero toda una experiencia que no podíamos perdernos, navegar por el Danubio !!

La ciudad de Bratislava también está dividida por el Danubio, tiene una parte antigua encantadora con un castillo en lo alto y al otro lado del Danubio está la nueva Bratislava.

En Bratislava paseamos por sus calles y comimos en la terraza de un restaurante, platos típicos, tenían como reclamo un cerdito tamaño natural disfrazado de cocinero y allí encontramos, después de muchos años… a la vieja Mirinda, los niños no la conocían, pero nos hizo ilusión a todos y a los mayores nos trajo recuerdos de nuestra infancia.

A la hora de volver a Budapest, lo hicimos en autobús, los billetes los había comprado en Bilbao  a través de la web http://czech-transport.com/index.php?id=12836

Un viaje de unas tres horas en un autobús que disponía de televisión individual con auriculares y wifi, prensa local, refrescos…., los cuatro billetes nos costaron 27€ !!!

Bueno y así dimos por finalizado el bien aprovechado fin de semana.

De vuelta a Budapest todavía nos quedaba otra semanita para disfrutar de esta bella ciudad.

Saliamos a cenar todas las noches a algún restaurante de la zona de Pest, en alguna de las zonas peatonales, los hay típicos, y también internacionales, mucha pizzería, algún McDonal, cómo no el Hard Rock Cafe … muy variada la oferta y nada caro, por 60 € cenábamos los cuatro y una noche cenamos cerca de nuestro Hotel que estaba en Buda, justo en la plaza Battyany, frente a la salida del metro cenamos en una pizzeria por 40 € los cuatro y super bien, además en un edificio moderno, de tres plantas con vistas al Danubio.

Otra noche, el patriarca de la tribu nos sorprendió y nos llevó a cenar a un restaurante, incluía música típica húngara con la cena, un café restaurante pequeñito pero con un ambiente divino, y un señor que nos amenizó toda la noche con su piano, dedicándonos la única canción en español que él se sabía …”Bésame …” y que repitió varias veces, además, nuestro hijo pequeño, con sólo 11 años, se acercó al piano y tocó una pieza que todo el restaurante apludió. Lo pasamos muy bien. Una pena, porque no recuerdo el nombre del restaurante, venía anunciado en un folleto que nos dió el hotel y nos hicieron ellos la reserva.

Alguna noches volvíamos paseando al Hotel desde Pest, cruzando alguno de los bonitos puentes que tiene Budapest, y otras veces cogíamos el metro, el precio del billete simple 1.10 euros aprox. según como esté el cambio.

Resumiendo una delicia de ciudades las tres, pero Budapest con sus balnearios y sus riqueza arquitectónica nos conquistó, Vienna is different, of course, y ella sola bien merece otro viaje.

Aquí os dejo un enlace con una lista de restaurantes.

https://descubriendobudapest.wordpress.com/tag/comida-tipica-hungara/