Amsterdam

En Diciembre pusimos rumbo a Amsterdam.

Salimos el sábado día 5 a las 17.30, volamos con KLM la compañía aérea local. En el avión nos dieron a todos un sándwich y bebida, las azafatas super simpáticas y el precio del vuelo, al sacarlo con nueve meses de antelación, buenísimo, 95€ i/v, se compró a través de la web.

www.budgetair.es

Shiphol airport

Llegamos a la Estación Central que estaba iluminada por Navidad y teníamos ante nosotras la ciudad de Amsterdam, con sus fachadas singulares y sus canales.

Llegamos al aeropuerto de Schiphol, sobre las 19:30, y cogimos el tren sin salir del aeropuerto, en 15 minutos estábamos en el centro de Amsterdam.  El billete de tren lo cogimos en las máquinas expendedoras, costó 5,10 €.

Billete tren Aeropuerto-Amsterdam

Cogimos un tren Intercity que iba a Amsterdam Central. Nos sorprendió que dentro del tren avisaran por megafonía de las estaciones en varios idiomas, incluido el castellano. La frecuencia de los trenes muy buena, cada 15-20 minutos.

Nos dirigimos a nuestro hotel City Hotel http://www.cityhotelamsterdam.com/ donde teníamos una reserva de 4 noches que habíamos hecho en la web www.booking.es que permite la cancelación gratuita hasta 24 h. antes y tiene buenos precios si se reserva con antelación. Nuestra reserva la hicimos con 7 meses de antelación.

El hotel está a unos 8 minutos andando desde la Estación Central. Habíamos reservado 1 habitación doble y 1 cuádruple, porque las triples que estuvimos mirando, cuando fuimos a reservar, estaban agotadas. La sorpresa fue que la doble era horrible y estaba sin remodelar y la cuádruple era muy amplia, con cocina, una mesa con 4 sillas, el baño pequeño pero todo nuevo y con vistas. Pedimos cambio de habitación por otra doble, pero nos dijeron que el hotel estaba completo y no hubo manera.

Dejamos el equipaje y salimos a dar una vuelta y buscar un sitio para cenar. Unas calles detrás del hotel y cruzando uno de tantos canales, ya empezaba el barrio rojo. Dimos una vuelta y encontramos un restaurante italiano donde cenamos unas ensaladas y pizzas para compartir, nos cobraron unos 15 € por persona. Como estábamos en el barrio rojo, paseamos por él y al ser sábado a la noche, estaba repleto de gente, todos ellos turistas.

Decidimos entrar al Sex Museum, ya habíamos mirado por internet pero no encontramos ningún reseña válida y la verdad es que no acertamos, no merece la pena. Cuesta 8 € la entrada, el local es una casa típica de Amsterdam, muy estrecha y vas subiendo por los pisos y en cada uno de ellos hay objetos, fotografías, pintura y escultura relativa al tema.

 

Jordaam

Al día siguiente, domingo, teníamos reservada una excursión gratuita en español, la reserva la  hicimos un mes antes, a través de la página web http://www.newamsterdamtours.com/es/tours-diarios/tour-gratis.html

 

Fuimos recorriendo Amsterdam con el grupo, la chica que hacía de guía muy dinámica y entusiasta, éramos varios grupos de unas 30 personas, españoles y algún italiano, cada grupo iba con un guía. Nos dieron mucha información y al final del recorrido, cerca de la casa de Ana Frank, la chica nos recomendó un restaurante de comida típica holandesa, por supuesto, se llenó con gente del grupo, la comida estaba bien y el precio también. El plato típico era un puré de patata con zanahoria y cebolla y con una albóndiga gigante en medio ó una salchicha. También había crema de guisantes que es típica de allí , es como una crema de verduras bastante espesa, rica de sabor y también había sándwiches y hamburguesas. El local estaba decorado en plan rústico y el personal atento. De hecho fue el único local de comida holandesa que encontramos.

Heineken Experience

A la tarde, nos acercamos al mercado de las flores, después subimos a la terraza-cafetería cubierta de un centro comercial que está justo en frente del mercado con la entrada en la calle peatonal. Pudimos apreciar las vistas de la ciudad, más tarde nos dividimos, unas tenían entrada para visitar la casa de Ana Frank y el resto estuvimos callejeando hasta que se hizo la hora de entrar a la Heineken Experience, 18 € la entrada, 16 € si se compra con anterioridad, via web, como fue nuestro caso. 

Hacía una tarde lluviosa y fría por lo que agradecimos tener ese plan.

Hicimos la última visita del día en la Heineken, consiste en un recorrido libre por diferentes salas y pisos, en el que se muestra la historia de la marca, la evolución de la misma, hay merchandising y algún juego, un video, etc … puedes grabar un video y enviartelo por email de forma gratuita, por suerte no había mucha gente y no hicimos ninguna cola. La visita incluye 2 cervezas. La duración de la visita alrededor de 1 hora.

Si os gusta ir en plan menos turistico, podéis visitar la cervecería Brouwerij’t Ij, con un ambiente más intimo, o eso dicen, porque no nos dió tiempo a ir, está al lado del último molino de la ciudad, el Gooyer.

Amsterdam también es famosa por su ginebra, que es algo así como la bebida nacional, podéis encontrar una “ginebraría” en la mismisima Plaza Damm detrás de De Nieuwe Kerk en la calle Gravenstraat.

Después fuimos a cenar a una especie de Pub irlandés que estaba detrás de la Heineken. Y más tarde cogimos el tranvía para volver a la estación central e ir al hotel, llevábamos todo el día pateando !

Zaanse-schans

Al día siguiente e a la mañana, lunes estaba planeada la visita a los molinos de Zaanse-Schans, a unos  20 minutos en tren desde la Estación Central, es un zona que está preparada como museo etnológico, se puede visitar algún molino por dentro,hay tiendas de queso, se puede ver cómo fabrican zuecos, etc … Merece la pena.

 

Después de visitar los molinos hicimos el paseo en barco (1 hora de duración) con guía en castellano, nos costó 16 € , 14 € si lo sacas con anterioridad en la web. Es la única compañía que tiene la audio-guía en castellano. Os dejo el enlace. Se coge el barco en frente de la Estación Central.

4dbee-20151206_132712
canal cruise Amsterdam

La compañía llama Gray Line. En la visita guiada gratuita alguien comentó que no merecía la pena hacer el crucero nocturno, quizás porque Amsterdam, al igual que otras ciudades europeas no está muy iluminada a la noche.

 

Bueno, esto es válido para el mes de Diciembre que es cuando estuvimos nosotras,  en verano, que hace calor y los días son largos, será una gozada terminar el día con la visita en barco.

molinos-de-zaanse-schans-7-12-2015-24
Zaanse-Schans

 

 

Os dejo los enlaces del barco y Zaanse :

https://www.canal.nl/es/canal-cruise-amsterdam

http://www.iamsterdam.com/es/visitar/que-hacer/museos-y-galerias/museos-en-amsterdam/zaanse-schans

Después del tour, visitamos el barrio Jordaam y al final terminamos en la Plaza de los Museos.
Había una preciosa pista d
e hielo en frente del Rijkmuseum.

No entramos en ninguno, yo los había visitado hace años, aunque ahora el Museo Van Gogh que está frente al Rijkmuseum, al otro lado del parque, estrenaba edificio.

ruta-por-amsterdam-7-12-2015-48
Rijksmuseum

 

Damplein o Plaza Dam

Dimos una vuelta, compramos un dulce típico en un puesto ambulante en la misma plaza que consistía en una rodaja de manzana reboza, caliente y riquísima y nos fuimos a Leidseplein, que estaba animadísima, había puestos de navidad y otra pista de hielo. Nos sentamos en una terraza a tomar unas cervezas, con mantita y calefacción, de lujo.

 

Utrech

El martes nos fuimos a Utrech, el día amaneció radiante, con un cielo azul espléndido. Cogimos un tren que en 20 minutos nos dejó en el mismísimo centro de Utrech. Pasamos la mañana recorriendo lo que a mi parecer era un pueblo, eso sí, lleno de tiendas, centros comerciales, universidad, etc … Y subimos a la torre más alta de todo Holanda, unos 500 escalones para arriba y lo mismo para bajar. Suerte que estaba despejado !!

Las vistas bonitas, y el pueblo también, pero sin más. Muy pequeño y con poco cosa.

 

Aún así, no recomiendo salir de Amsterdam en una escapada corta a no ser que vayáis a Brujas. Y lo ideal en verano es recorrer otros pueblos pintorescos como son Alkmaar, con su feria de quesos, totalmente recomendable, a 20′ en tren desde la Estación Central. Algo más lejos están Marken, Volendam, etc … estos pueblos están a orillas del Mar del Norte y Diciembre no es el mejor momento para acercarse.

A la tarde habíamos quedado en la Plaza Damm para hacer una visita guiada por el barrio rojo con la misma empresa que el día anterior. El precio 15 € y te dan un montón de información de este original barrio.amsterdam-de-wallen-6-12-2015-9

Hizo un tiempo de perros, menos mal que habíamos reservado una visita guiada gratuita en una fábrica de diamantes que está en el centro, se llama Gassan. Puedes ver a los talladores trabajando, tienen una exposición de piezas y también tienda de objetos que no son diamantes : relojes, bisutería, circonitas, etc …

Y terminamos nuestro viaje con otra visita al barrio rojo, la verdad es que teníamos que atravesarlo para ir a cualquier sitio. Es un sitio tranquilo y seguro, aunque el fin de semana está repleto de turistas y curiosos, los pubs muy animados.

Una advertencia sobre la ciudad, tener cuidado con las bicis, hay miles de ellas y la gente “conduce” a mucha velocidad, bueno, entre las bicis que aparecen por cualquier lado sin avisar y el tranvía, vaya estress … jajaja

El último día hicimos una visita a la cercana Iglesia de San Nicolás, que la teníamos al lado del Hotel y unas compras de última hora antes de ir al aeropuerto y coger nuestro vuelo de regreso.