Canadá East Coast y N.York

Este es nuestro viaje familiar de 15 días al continente americano.

Toronto

Comenzamos con un vuelo directo MadridToronto de unas 8 horas de duración. (http://www.airtransat.es/) a finales de Junio.

Lo bueno de esta compañía, dadas las grandes distancias allí,  es que permite la vuelta desde otro destino diferente, Montreal ó Vancuver. Aunque ahora ya muchos buscadores te permiten la opción de múltiples destinos y así llegas a un sitio y vuelves de otro diferente.

El vuelo de unas 8 horas se hizo corto, entre las películas y la comida estás todo el rato entretenido, lo digo más por los niños que son los que no duermen nunca, por lo menos los míos.

Nada más llegar dejamos las maletas en el hotel que está muy céntrico, a unos minutos a pie de Dundee Square, las habitaciones y baño, impecables y muy amplios. Hay que decir que los hoteles me parecieron carísimos todos en Toronto, no sabía cuál elegir …  http://www.bondplace.ca/ 

Salimos a conocer la ciudad. Bajamos hacia el lago Ontario, el ambiente es totalmente veraniego, con espectáculos a pie de calle. Más tarde nos acercamos a la Estación Central para sacar los billetes de tren para ir al día siguiente a Niágara.Volvemos a Dundee Square para cener, pero antes, probamos, cómo no, nuestro primer hot-dog en tierras americanas por 1$.

Para el día siguiente el plan es coger un bus turístico, había comprado los billetes on-line (www.city-discovery.com/toronto) el mismo billete incluía un paseo en barco por el Lago Ontario, imprescindible lo del barco, la ciudad es especialmente bonita cuando se contempla desde el lago. Desde el bus vemos modernos edificios como el ROM (Royal Ontario Museum) y la Art Gallery de Ontario (AGO) a ellos nos acercaremos a pie al atardecer.c77ba-dscn6516

También subimos a la CN Tower de 553m, en unos rápidos ascensores de cristal panorámicos. Impresionantes vistas. Cenamos en el Hard Rock Cafe que está en Dundee Square.

Al día siguiente viajamos en tren hasta Niágara Falls, (http://es.viarail.es/) un trayecto que dura alrededor de una hora.

El hotel elegido Days Inn, está cerca de todo, de las cataratas y de la zona de restauración.

Al llegar cogemos el shuttle desde la estación de autobuses hasta el pueblo de Niágara, importante, llevar en dólares canadienses el importe exacto. Hay que decir que hay 2 pueblos que se llaman Niágara, uno pertenece a Canadá y el otro a EEUU, nosotros vamos al canadiense y es sorprendente, es un pequeño parque temático, con su casa del terror, sus cine 3D, atraciones y hoteles …

El nombre de Niágara quiere decir Trueno de Agua y nunca mejor dicho, porque un gran estruendo se siente cuando te acercas a ellas.

Hacemos un recorrido por las atracciones típicas, el paseo en el barco Maid of Mist, el túnel y plataforma que han creado justo en la montaña para verlas más cerca y también montamos en el trasbordador que creó en 1916 el ingeniero español Leonardo Torres Quevedo y en su honor se llama Spanish Aerocar,

El transbordador o “cesta colgante” sobrevuela el río Niágara. Si tienes vértigo no lo hagas.

Niagara

Todo esto lo hacemos en un autobús que se coge al pie de las Cataratas y el tour guiado para los cuatro nos sale por 157 €.

Al día siguiente, desde Niágara (Canadá) cogemos un taxi que nos lleva al aeropuerto de Búffalo (EEUU) y nada más atravesar el puente sobre el río Niágara está la aduana, nos piden los pasaportes y llevará un tiempo hasta que nos los devuelven, después de abonar una pequeña tasa, mientras estamos en la sala de espera, pienso en las alternativas que habría que improvisar si no llegamos a tiempo para coger el vuelo a New Yorkya que no había contado con que nos llevara tanto tiempo entrar en EEUU. 

Después de unos cuarenta interminables minutos salimos de la aduana, el aeropuerto está a 30 km. y nuestro vuelo sale dentro de poco.

1-empire-stateMenos mal que es un vuelo nacional y no se necesita llegar con tanta anticipación, al final todo sale bien y en menos de una hora estamos sobrevolando Manhattan, la emoción es enorme, vemos Central Park por un lado y por el otro el Empire State. Es una sorpresa ver la ciudad desde el aire y al ser un vuelo nacional, llegamos al aeropuerto de La Guardia, el internacional es el JFK. Impresionante el espectáculo y de paso nos ahorramos el vuelo en helicóptero. Fue un “regalazo”, algo con lo que no contábamos !

Flatiron
Flatiron

Bueno pues cogimos un taxi en el aeropuerto que no llevó al Hotel. Hecho el check-in, no perdemos más tiempo y salimos a comer y nos sentamos en la terraza de un restaurante italiano en la misma Park Avenue, para no perdernos nada de lo que pasa en la ciudad.

Después nos acercamos a Madison Square Garden, vemos ardillas y el parque está lleno de gente sentada en el césped.

Vemos el Flatiron y al darnos la vuelta descubrimos el Empire State, estamos emocianados !

Compramos en la calle una gorra americana personalizada con el nombre de mi hijo pequeño. Allí estaba el artista callejero, inmortalizando su nombre !

Vamos callejeando y acercándonos al Empire State, ya habíamos comprado las entradas por internet para no esperar colas, de camino vemos la tienda de Macy’s, y el Madison Square Garden.

Subimos al Empire al atardecer para poder tener vistas de la ciudad de día y de noche y fue todo un acierto.Es tan impresionante y grandioso el espectáculo que no vemos el momento de bajar. Las entradas las llevábamos impresas desde aquí, para ahorrarnos las colas, las entradas para los cuatro nos costaron alrededor de 80 €.

http://www.esbnyc.com/

Se nos hace denoche, asi que, nada más bajar, nos tomamos el primer perrito caliente de New York, con sus correspondientes aliños, por suerte, a los chicos les gusta probar todo esto !!!!

Al salir vemos una super limusina pero que a mí me recuerda a un 4 x 4 ó un tanque, y es que aquí todo es enorme y no deja de sorprendernosl.

Chinatown

Por la mañana, en metro, nos dirigimos a Chinatown, donde nos encontramos un auténtico funeral chino, desde allí vamos bajando hacia Downtown y vemos el Edificio de Justicia, paramos a comer unos auténticos tacos mexicanos, y cruzamos el famoso puente de Brookling para disfrutar de las vistas de la isla.

Hace calor ,asi que buscamos un parque con fuentes, donde los niños puedan
refrescarse.

Después de comer en Brookling y descansar un poco, cogemos el metro para ir a Wall Street, nos acercamos a Battery Park con la intención de coger el ferry hasta Ellis Island y acercarnos así a la Estatua de la Libertad, pero el último ha salido ya.

Desde el Battery Park alcanzamos a ver la zona cero pero están aún en obras y no queremos acercarnos. Sí que vemos en el parque la escultura en forma de esfera que estaba entre las torres gemelas y que aparece toda agujereada, tal como quedó después de la catástrofe.Brookling

Así que como plan alternativo entramos en el Museo Nacional de los Indios Americanos situado en la antigua aduana, un precioso edificio y un Museo ideal para ir con niños, por cierto, es gratuito dando una donación.

Paseamos por Wall Street y el famoso edificio de la Bolsa, nos hacemos fotos con el Charging Bull ó Toro Embitiendo, que es el icono de Wall Street, simboliza el empuje y auje de los negocios financieros Visitamos la capilla de St. Paul a pocos pasos del World Trade Center, buscamos esculturas famosas entre los altos edificios mientras se pone el sol, ha sido un dia agotador, hemos andado mucho y volvemos al hotel.

Wall Street

Al día siguiente después de desayunar cogemos el metro para ir a la parte alta de Manhattan.

Al salir de la estación vemos el vapor de las calles como en las películas y el precioso edificio Chrysler. Encontramos la capilla St.Patrick mientras buscamos el Rockefeller Centre, subimos a lo alto del mismo para ver la ciudad desde arriba con Central Park, el Empire State, el edificio Chrysler … una pasada !!!

Las entradas para los cuatro nos costaron 60 €. Merece la pena ver lo imponente que es el Empire State desde aquí.

Al bajar del Top of the Rock y en la plaza Rockefeller toda ella rodea de banderas, nos encontramos con las tiendas de Lego, Nintendo y a la vuelta con Magnolia Bakery donde no podemos resistirnos a probar los famosos pastelitos y tartas, que resultan demasiado empalagosos para mi gusto. Son lo que se llama CupCakes y que se ha puesto de moda también en nuestro país.

Continuamos por la 5th Av. y seguimos encontrando tiendas famosas mientras buscamos el MOMA, ( los jueves es gratis) hacemos una visita y al salir visitamos la juguetería FAO y la tienda de Apple, que abre las 24 h. del día, al salir cenamos unos perritos calientes y un smoothie que es un batido de medio litro de fruta helada, riquísimo, la verdad es que lo probamos en Toronto y no hemos dejado de tomarlos en todo el viaje.También vamos a la tienda de M&M donde hay un panel luminoso enorme fuera y dentro puedes ver cómo los dependientes se ponen a bailar de repente !! This is America !!

Estamos bastante cansados y cogemos un taxi para volver al hotel.  Hay que decir que un taxi nos cobra alrededor de 8$ + la propina y el metro  2$ por cabeza, asi que, en nuestro caso, al viajar cuatro, nos sale a cuenta el taxi.

Al día siguiente por la mañana subimos en metro hacia Central Park y lo cruzamos de este a oeste, nuestra intención es visitar el National History Museum, es inmenso y lo más destacado son los esqueletos de dinosaurios, muchos y muy variados.

 

Al salir cogemos un taxi para acercarnos a la zona de Times Square, entramos a un MacDonal’s a comer y una vez recuperadas las fuerzas nos espera el mayor espectáculo del mundo !!!! Times Square, 

Times Square NY

Bueno, no hay palabras para describir cómo se transforma Times Square al anochecer  !!!!!  No encontrábamos el momento de marcharnos de allí..Estuvimos hasta en el escaparate de una tienda,  AeroPostal. De vuelta al hotel pasamos por Bryant Park, a un lado del parque vemos el Empire State, esta noche tiene los colores de la bandera americana.

Nos despertamos el último día en New York y amanece nublado.

Como nuestro avión no sale hasta la noche tenemos pensado visitar el Guggenheim, que no nos impresiona porque es de dimensiones pequeñas para esta gran ciudad y sobre todo conociendo el de Bilbao, en fin que lo recorremos y cuando salimos llueve suavemente, nos acercamos paseando hasta el Zoo de Central Park. Visita inevitable después de las horas que han pasado mis hijos viendo los dibujos animados de “Los pingüinos de Madagascar”.

Añado un resumen de nuestros días en New York, lo que se puede ver en cinco días intensos, caminando unas 9-10 horas diarias. Deliberadamente, hemos dejado fuera, actividades como la misa góspel, los famosos outlet , los musicales o actividades nocturnas…

1.- Madison Square Park, Flatiron callejear hasta el Empire State Building y subir al atardecer.

2.-Chinatown, Wall Street , Brooklyng Bridge, allí coger el metro hasta Battery Park, ferry a Ellis Island

3.- Rockeffer Center, Top Rock, tiendas (FAO,Toysrus,M&M,Apple) MOMA, y  Broadway.

4.- American Museum of Natural History, Intrepid Museum (no nos dió tiempo) al anochecer acercarse a Times Square, puedes pasar allí horas, es impresionante !!!!!

5- Guggenheim y Central Park incluido el Zoo para los niños, Catedral St.John the Divine (no nos dió tiempo)

Río San Lorenzo en Quebec

Recogemos las maletas para ir al aeropuerto de Newark donde cogemos un vuelo que nos llevará a Quebec. Llegamos a medianoche.  El apartamento que se llamaba Le Haute Ville, es una casa adosada de 2 plantas y estaba fenomenal. Para entrar teníamos que teclear un código que nos habían enviado y se abriría la puerta !!! Increíble pero cierto. No vimos a nadie los días que estuvimos allí. Amplio, bien situado. Muy limpio. Fenomenal.

Quebec

 

Nos espera un soleado día en esta ciudad de aspecto afrancesado situada al lado del grandioso río San Lorenzo. Recorremos el casco antiguo de la ciudad que está rodeado por una muralla, comemos en una taberna irlandesa, y paseamos por los alrededores del Castillo con su batería de cañones. Vemos carteles anunciando el Festival de Verano de Quebec.

A la tarde seguimos paseando por la el casco antiguo de esta ciudad, parece que estemos en cualquier pueblo francés.

A la mañana siguiente alquilamos un coche para ir a Tadoussac, de camino y desde la carretera vemos las famosas cataratas Montmorency, que no pensábamos visitar, se ven desde la carretera y aunque son bastante altas el entorno no tiene nada de espectacular.

En cambio, sí visitamos el Canyon St. Anne, que también pilla de paso. http://www.canyonsa.qc.ca/ESP/localisacion.html

Es un sitio maravilloso, hay un pequeño recorrido de alrededor de una hora, con pasarelas sobre el río, vemos ardillas y nos mojamos con el agua que salpica de la cascada. Comemos allí y reanudamos el camino.

Las entradas de los 4 para el Canyon 25 €, merece la pena pasar un par de horas si te gusta la naturaleza.

Al atardecer llegamos a Tadoussac, donde está el fiordo de Sanguenay. El único modo de llegar desde Baie-Sainte-Catherine es pasar en transbordador, es un trayecto muy corto, y desde el trasbordador vemos una beluga, es tan blanca sobre el agua azul oscura que no parece real.El hotel es una bonita construcción de madera con su jardín y al borde de un lado, dejamos las maletas y salimos a pasear por el pueblo. El hotel se llama Maison Guthier.

Fiordo Saguenay
A punto de embarcar

Hacemos un recorrido por las cercanías del centro de interpretación que está ya cerrado y los niños juegan con rocas y palos cerca de la playa.

Más tarde cenamos en un restaurante con vistas al puerto, fish & chips, mejillones, espaghettis a la marinera, ya tenía ganas de comer pescado …

Al llegar al hotel reservo la excursión del día siguiente con bastantes dudas, dan mal tiempo, no puede ser que el único día malo sea el que vamos a ver las ballenas, al final reservo para las 9.30 con todo mi acierto porque sale el sol hasta medio día y al volver de la excursión empieza a llover con ganas y no parará.

Bueno, la elección del barco también fue muy acertada, tenía dudas sobre cuál coger, pero mi hijo mayor me lo aclaró, “en zodiac es más aventura” así que allá vamos, reservé el viaje en zodiac en el hotel con Cruceros AML, en total 205 € para los cuatro, la excursión dura 3 horas, nos lleva hacia el Río San Lorenzo (que parece un mar ) a ver ballenas y luego se interna un poco por el fiordo.

Al llegar al punto de encuentro no dan unos trajes de agua, para no mojarte mucho y no pasar frío, vamos en busca de las ballenas. Por cierto, el capitán de la zodiac, era un joven experto buscando ballenas y muy divertido, cada vez que veía ballenas, decía”Good captain”.

Nada más alejarnos de la playa vemos unas belugas blancas, blanquísimas y enseguida vemos una ballena saltar a nuestro lado, fue un salto vertical enorme, me dió el tiempo justo de hacer la foto cuando ya se hundía, impresionante !!!

Se aleja la zodiac y vemos otra ballena minke grande, vemos chorros de ballenas cerca y una foca, no creímos que iba a ser tan fácil avistar ballenas, sinceramente, la sensación es que estamos rodeados de ballenas … los niños un poco asustados ni se movían. Volvemos con una satisfacción difícil de describir.

Comemos en el mismo restaurante que el día anterior, tampoco hay mucha oferta y como el cielo se oscurece y no deja de llover, vamos al hotel a descansar.

Tenía pensado ir a una reserva cercana para ver el oso negro, pero llueve tanto que no apetece salir y como no lo tenía reservado por si no nos daba tiempo a hacerlo, pues nos quedamos tranquilos en el hotel.

A la mañana siguiente, el día también está nublado, pero mis chicos no quieren irse sin darse un baño en el lago que hay frente al hotel, niebla baja, bosque, el lago con aguas tenebrosas … de auténtica película americana. Yo los observo desde la orilla.

Cogemos el coche y vamos hacia MontTremblant, nuestro alojamiento a unos pocos kilómetros de allí, en un pequeño pueblo que nos recuerda a Vieux Boucau, en Francia, con sus flores, su lago, Bueno, realmente la costa oeste es la parte francófona de Canadá y se nota, el pueblo se llama Saint Agathe des Monts.

Coincide que hay una feria de coches antiguos en el pueblo y nos deleitamos con esos maravillosos vehículos que encontramos cuando salimos a dar una vuelta a la vez que buscamos un sitio para cenar.

A la mañana siguiente visitamos MontTremblant un resort de esquí que en verano está animadísimo y lleno de actividades, demasiado comercial y turístico para mi gusto.

Asi que después de que los niños se montan en el telesilla para bajar en una especia de karts que hay, cogemos un camino bien ancho muy bien señalizado y que en invierno es un pista de esquí y subimos hasta arriba para disfrutar de las vistas de los bosques canadienses que no tiene fin.

El hotel tiene una piscina cubierta con un gran tobogán que hace las delicias de los niños, al salir del hotel vemos una simpática marmota.

Por cierto que voy a hacer un recopilatorio de los animalitos que hemos visto en el viaje : Sobre todo ardillas,  de diferentes colores y tamaños en las diferentes ciudades que hemos visitado, ardillas en mitad de la acera en Quebec, ardillas en los parques de New York, patos cruzando un calle en MontTremblant y la gente parando el tráfico, qué tierno !!! Las ballenas en Tadoussac … nos faltaron los osos !!!

Otras webs :

Reserva de vuelos internos

Alojamiento en Canadá

Otros alojamientos:

Reserva zodiac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s