Marruecos

Este viaje de 1 semana en  Marruecos lo realizamos ecapturan automóvil,llegamos hasta Gibraltar y ahí cojemos el ferry hasta Tánger.

Nos alojamos un par de noches en el Hotel Continental, más que nada para descansar, pasear por el puerto, playas, visitar el Zoco, Museo de la Kasbah y poco más tiene que ofrecer Tánger, según nuestro punto de vista. Aunque como es el primer lugar de Marruecos que visitamos nos sorprende todo lo que vemos.El hotel está en el mismo centro de Tánger y disfrutamos del rico té con menta y las hermosas vistas desde la terraza del hotel.

El siguiente destino 3162844_22_bfué Chauen ó Chefchauen. Un precioso pueblo cerca de Tetuán. Por cierto, atravesar Tetuán fué un auténtico infierno. Si podéis evitarlo mejor, no sé dónde nos metimos porque nos perdimos y nos costó salir de Tetuán con el coche, agobiados de las calles repletas de gente, además de la forma de conducir que tienen en Marruecos, que es de auténtica pesadilla !!

Al contrario, Chauen nos encantó, un pueblo blanco y azul con sus calles empedradas, sus puesto de artesanía, sus niños jugando, sus plazas, sus fuentes…

chefchaouen-puerta-azulHay un varios lugares que visitar:

  • La Medina.
  • La Plaza Hamman
  • La Gran Mezquita
  • La Alcazaba o Casba
  • Los lavaderos
  • El hammam de dentro de la medina, en el que es posible probar un baño de vapor por unos pocos euros. Está situado al lado del Hotel La Castellana. Nosotros no lo probamos.
  • El antiguo caravasar (caravanserai), ocupado actualmente por pequeñas tiendas y artesanos de alfombras, artesanos de madera, del cuero …

Desde Chauen fbab-bou-jelouduimos a Fez. Donde estuvimos 1 noche. Fez se me hizo un poco agobiante, la medina “horrorosa” un auténtico laberinto en el que aún yendo con guía te sientes observada continuamente y el guía sólo te lleva visitar sitios en los que gastarte el dinero. Un auténtico negocio para todos ellos. En el hotel nos aconsejaron contratar el guía nada más salir porque si ven que vamos solos, están todo el camino ofreciéndose para acompañarte.

En Fez visitamos :

  • La curtiduría Chouwara, una de las más grandes. Ya sabéis que el olor es nauseabundo en cualquiera de estos sitios. Te dan una ramita de menta antes de entrar para que la lleve pegada a la nariz, porque el olor es espantoso. A propósito del olor, cuidado con los objetos de cuero que compráis porque tienen un olor fortísimo.
  • La Puerta Bab Bou Jeloud  es la puerta más importante de acceso a la Medina de Fez el-Bali, la zona más antigua y con más encanto de la ciudad.
  • El Palacio Real de Fez, del siglo XIV. Uno de los más grandes y antiguos de Marruecos, no se puede visitar.
  • Medersas (escuelas del Corán): Attarine, Bou Inania, Cherratine.
  • Plaza Seffarine, entre el Zoco de los tintoreros y el de curtidores, en ella podéis encontrar a los caldereros de cobre fabricando teteras, bandejas, ollas …

El día que salimos de Fez por la mañana, paramos en Meknes para comer y dar una vuelta. El nombre de Meknes, viene de la primera tribu bereber que se asentó en el lugar y dió nombre a la ciudad. Visitamos la Puerta Bab el-Mansour, que daba acceso a la antigua ciudad imperial Mulay Ismail, la plaza el-Hedim y poco cosa más, no queríamos entretenernos mucho porque nos quedaban casi 6 h. de viaje hasta Marrakech y no queríamos viajar de noche por esas carreteras.

En Marrakech nos alojamos en el Riad Al Rimal. Me sorprendió que desde la ciudad se vieran los Atlas. Los lugares que visitamos fueron :

  • Plaza de Jamaa el Fna, es lo que más nos gustó. Su animación es increíble, puedes ver a los aguadores con su traje típico, a los encantadores de serpientes, los típicos dulces de miel apilados y llenos de moscas, algún mono saltarín haciendo su espectáculo. Es un incesante ir y venir de gentes variopintas que te atrapa de día y de noche.
  • La Mezquita Koutoubia. Fue una de las más importantes del mundo cuando se construyó. Hay calesas junto a la Koutoubia, y es el edificio más alto de la ciudad porque está prohibido que cualquier otra construcción le supere en altura.
  • La Medersa ben Youssef. Es la mayor y más importante de todo Marruecos.
  • Los Jardines de Menara.

Otro día hicimos una excursión a los Atlas, para visitar esos pueblos de color tierra rojiza, pasamos todo el día entre ir y venir. Sus gentes amables, sus niños…

Emprendemos ya el viaje de vuelta, esta vez pasando por Casablanca y Rabat, para llegar a dormir a Tánger y así a la mañana siguiente coger el ferry de vuelta.